• Luis Felipe Domínguez

Un día como hoy – Octubre 15

1987 – Termina la huelga de jugadores de la NFL.

En 1987 los jugadores de la NFL, a través del Sindicato de Jugadores, demandaban de los dueños el recibir diversos beneficios, siendo el más notable, el que pudieran ser agentes libres. Hasta ese momento, un jugador, aún al término de su contrato, no podía moverse libremente de un equipo a otro … las reglas de la NFL indicaban que el equipo que perdería al jugador tendría que ser compensado y eso de una forma u otra limitaba la libertad del jugador de contratarse en donde él decidiera. Había algunas otras demandas pero el corazón de la negociación de los jugadores era la agencia libre, la cual ya existía desde muchos años antes en otros deportes.

Los dueños del los equipos se negaron a dar a los jugadores lo que estaban pidiendo … temían que al hacerlo pondrían en riesgo su negocio y argumentaban que perderían dinero (permanentemente han utilizado ese argumento), así es que los jugadores acordaron irse a huelga una vez que se había jugado la segunda semana de la temporada.

Los dueños estaban “preparados” para este escenario de la huelga y no estaba dispuestos a ceder, pese al paro. Contrataron jugadores de remplazo para sustituir a los titulares mientras estaban en huelga y así poder continuar con los juegos … eran jugadores que habían participado en la Liga de Canadá, en una extinta liga profesional de Estados Unidos o que en algún momento habían sido cortados (dados de baja) … fueron a buscarlos a supermercados, oficinas o donde quiera que estuvieran en ese momento. Si bien es evidente que la calidad del juego bajó de manera notable y la asistencia a los estadios cayó de manera dramática, la audiencia televisiva no tuvo la bajada que se esperaba, así es que, en el fondo, los dueños se quedaron con todo el poder en la negociación.

Un aspecto que impactó a los jugadores fue también la falta de unión … desde el inicio hubo jugadores que se negaron a ser parte de la huelga y jugaron con los elementos de remplazo. El 15 de octubre de ese 1987, después de 24 días, los jugadores “levantaron” la huelga … no obtuvieron respuesta positiva a sus peticiones … para los dueños, en su visión, fue una gran victoria. Eventualmente los jugadores obtendrían la agencia libre pero en ese 1987 salieron con las manos vacías. El impacto de este paro laboral lo comentaremos en mayor detalle en otra ocasión.

Una historia interesante es la de los Washington Redskins. Durante las tres semanas que se perdieron los jugadores titulares debido a la huelga, los remplazos jugaron a buen nivel y ganaron sus tres partidos … el tercer triunfo fue notable porque, con un 100% de jugadores de remplazo, vencieron a unos Vaqueros de Dallas que si tenían a algunos jugadores titulares. Al regresar los jugadores que habían estado en huelga, tomaron su sitio y se generó un pésimo ambiente hacia aquellos que habían tomado su lugar … fueron tratados como esquiroles y en toda la liga nunca se les dio un reconocimiento real, tan solo representaron remplazos y no importó lo que habían dejado atrás para poder participar en un breve sueño en la NFL. Washington ganó esa temporada el campeonato de la NFL, venciendo a Denver en el Super Bowl. En 2018, más de 30 años después de la huelga, la organización de los Redskins de Washington realizó una ceremonia para entregarle anillos de campeones a los jugadores de remplazo, a manera de agradecimiento por haberlos representado y ganar esos tres juegos. En la ceremonia participaron no solo directivos sino algunos de los jugadores que ganaron el Super Bowl … fue un evento tardío pero muy merecido y emotivo … y me parece que habla muy bien del dueño y directivos de Washington.

1988 – Kirk Gibson dispara el homerun de la victoria frente a Oakland.

Una de las escenas más vistas cada año en el beisbol, es la de Kirk Gibson disparando el homerun de la victoria en el primer juego de la Serie Mundial de 1988 (si buscan Kirk Gibson, en YouTube, les aparece cualquier cantidad de videos de ese momento). Eso sucedió un 15 de octubre de 1988.

Siendo que la Serie Mundial se juega cada año alrededor de estas fechas, hay varios acontecimiento del día 15, pero decidí darle espacio a uno de los más emotivos.

El campeonato de Grandes Ligas lo disputaban ese año los Dodgers de Los Angeles y los Atléticos de Oakland. Los equipos no podían llegar en circunstancias más diferentes. Por un lado Oakland tenía dos de los jugadores ofensivos más temidos en el beisbol, José Canseco y Mark McGwire, quienes eran complementados por figuras como Dave Parker, Lansford y Dave Henderson … en el pitcheo tenían tres grandes abridores en Stewart, Welch y Davis … y el mejor relevista de esa época, Dennis Eckersley. Por el otro estaban los Dodgers, cuyos números ofensivos eran mediocres y en el pitcheo tendrían que utilizar, además de Hershiser (su estrella) a dos lanzadores novatos debido a las lesiones de otros lanzadores, como Fernando Valenzuela … para complementar el cuadro, su mejor bateador, Kirk Gibson estaba lesionado y se dudada pudiera participar.

Oakland llegó a ese primer juego, el 15 de octubre, como amplio favorito para arrasar en la serie. Mandaron a la loma a su mejor pitcher, Dave Stewart, mientras que Dodgers nombró abridor a Tim Belcher, el novato. El juego se desarrolló como se esperaba, con Oakland tomando una ventaja de 4 a 2 con un cuadrangular de Canseco. Los Angeles recortaría la ventaja a una carrera en la sexta entrada.

Al llegar al último capítulo, entró Eckersley a terminar con el juego … sacó dos rápidos outs pero sus problemas iniciaron cuando dio una base por bolas al bateador emergente Mike Davis … es aquí donde aparece Gibson, quien había estado probando su pierna para determinar si podría aguantar un turno al bat y decidió que así sería. Gibson entró como emergente pero era evidente que no estaba en buenas condiciones … desde los primeros swings que hizo se le notaba el dolor y la incapacidad de poner su peso sobre la pierna … era claro que estaba muy disminuido y que cualquier rodado que bateara sería un out fácil. Finalmente, después de sacar de foul varios lanzamientos de Eckersley, Gibson disparó un tremendo batazo por encima de la barda del jardín derecho, dando a los Dodgers el triunfo. El estadio, repleto de aficionados de Los Angeles, era un manicomio … había sucedido todo lo improbable: Gibson lesionado había dado el homerun de la victoria, el invencible Eckersley había sido derrotado y al final del día, los disminuidos Dodgers conquistaban el primer juego. Todo el equipo saltó al campo, liderado por el manager Tom Lasorda, mientras que Gibson, rengueando y celebrando daba la vuelta al cuadro. Los que tuvimos la fortuna de ver ese juego, lo tendremos por siempre grabado en la memoria.

Los Dodgers, impulsados por ese primer juego, ganarían la Serie Mundial en cinco partidos, sorprendiendo a todos … uno de los equipos menos impresionantes en alcanzar el clásico de otoño, terminaría derrotando a uno de los más poderosos de los últimos 40 años.

1966 – Nace Jorge Campos.

Recientemente he escuchado los argumentos que justifican que Guillermo Ochoa es el mejor portero mexicano que ha habido. Se basan mucho en las grandes actuaciones que ha tenido en los últimos dos mundiales, en donde ha sido la figura del equipo. Francamente me parece que, sin quitarle mérito a Ochoa, el lugar de mejor portero de México pertenece a Jorge Campos (si, incluso por encima de Carbajal).

Campos nació el 15 de octubre de 1966 en Acapulco, Guerrero. Debutaría en 1988 con los Pumas de la Universidad … y desde el inicio de su carrera atrajo las miradas y simpatías de todos. La portería de Pumas la ocupaba en ese momento Adolfo Ríos, por lo que Campos tuvo que debutar como delantero … en la campaña ’89 – ’90 anotaría un total de 14 goles.

Una vez que se apropió de la portería, Jorge Campos mostró que, pese a ser un buen delantero, era un portero excepcional. No tenía el físico que esperamos de los guardametas, de hecho era de baja estatura para los estándares de la posición … pero sus reflejos, su ubicación, su agilidad, eran inigualables … nadie salía a tapar el ángulo de disparo de los delanteros mejor de Campos … y tenía un don de liderazgo que permeaba al resto de los jugadores.

Fue campeón con Pumas en 1990 – 1991. Se distinguió no solo por sus coloridas vestimentas (¡inigualables!) sino por ser un extraordinario arquero y por sus esporádicas incorporaciones como delantero. No había (y tal vez no haya habido desde entonces) alguien que pudiera competir con Campos en carisma … era un auténtico ídolo, no solo de la Universidad sino de todo el futbol mexicano.

Estuvo con México en tres mundiales: Estados Unidos 1994, Francia 1988 y Corea-Japón 2002. El mundo entero lo reconocía … tan es así que a la fecha la FIFA lo invita a diversos eventos para que represente a México.

Si bien Jorge Campos jugó en varios equipos como Atlante, Cruz Azul, Los Angeles Galaxy, etc. la realidad es que nunca lo hemos dejado de ligar con dos camisetas: la de Pumas y la de México.

¡Feliz cumpleaños a Jorge Campos! … y nuestro agradecimiento por todas las alegrías que nos brindó a los aficionados al futbol.

#Dodgers1988 #huelgaNFL #Jorgecampos #kirkgibson

© 2023 by LFSports. Proudly created by MÁS POR TU NEGOCIO.