• Luis Felipe Domínguez

¿Pueden los equipos chicos competir con los más ricos?



No es ningún secreto que los equipos con nóminas más altas son en general los más competitivos, los que tienen mayor oportunidad de brillar en los torneos que disputan y ganarlos.


Cuando pensamos en la Liga Española, por ejemplo, sabemos y entendemos que equipos como Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid son cada año los grandes candidatos al título. Más allá de su trabajo con fuerzas básicas, estadio, capacidad de directivos, etc. podríamos decir que simplemente cuentan con mejores jugadores que los demás, que sus plantillas son más caras … y eso se nota en los títulos de Liga.


México no está exento del mismo fenómeno y es lógico … quien más dinero tiene, tendrá acceso a mejores jugadores al momento de contratar e invertirá más en desarrollo de sus divisiones inferiores. Pese a esta lógica, tendemos a pensar:


· Que un equipo que no logra el campeonato, no es exitoso, triunfador.


· Que cualquier equipo puede ser campeón en México.


¿Son reales estas dos aseveraciones?



Tener una campaña exitosa.


Transfermarkt es un medio que provee información, entre otras cosas, del valor de los equipos … este dato se compone por la suma del valor estimado de los jugadores del primer equipo, es decir, cuanto costaría comprarlos si algún otro equipo quisiera hacerse de sus servicios.


En México, en las campañas 20 – 21 (Apertura 2020 y Clausura 2021), el equipo con mayor valor de mercado fue el Monterrey, con un estimado de $70.5 millones de euros. A media tabla se ubicó el Pachuca, con un valor de $42.8 millones de euros (61% del valor del Monterrey). El equipo con menor valor de mercado fue el Querétaro, con un total de $20.3 millones de euros (29% de lo que vale Rayados).


¿Es lógico pensar que la campaña del Querétaro se mida con los mismos parámetros que la de Rayados? Evidentemente no. Gallos Blancos, Puebla o Necaxa (por mencionar a algunos) obviamente quieren ser superlíderes y obtener el campeonato, esa es la ilusión de todos los directivos y jugadores … pero las posibilidades que tienen de llegar esas metas son evidentemente menores que las de los equipos de mayor valor, como Rayados, América o Tigres.


Ante tal diferencia, no podemos medir a todos los equipos con la misma vara … quedarse en semifinales y no estar en la gran final puede ser considerado como una temporada no exitosa para algunos equipos … pero para los de menores nóminas, llegar a la semifinal puede ser un rotundo éxito, simplemente porque habrán superado a muchas escuadras con una inversión mayor o incluso en algunos casos “groseramente” mayor.


De manera arbitraria y solo para evaluar en este artículo que tan exitosos o no han sido los equipos en función de su inversión, hice la siguiente definición:


Los equipos que en cada temporada tienen una de las cinco nóminas más altas (o tienen mayor valor de mercado) tendrían:

· Una extraordinaria campaña si son campeones.

· Una muy buena campaña si se meten a la final o terminan el torneo regular en 1er o 2º lugar general.

· Una buena campaña si se meten a semifinales o quedan entre los primeros cuatro generales … al final del día algo menos que esto no sería como para aplaudirles.

· “Cumplen” entrando a liguilla (primeros 8).

· Cualquier situación por debajo de liguilla, sería sin duda una mala temporada.


Los equipos con valor entre el 6 y el 10:

· Tienen un extraordinario torneo si se son campeones, se meten a la final o terminan en 1º o 2º lugar general.

· Una muy buena campaña para ellos sería estar entre los primeros cuatro sitios de la tabla o jugar semifinales.

· Entrar a liguilla sería tener una buena temporada.


Para las escuadras con valor entre el 11 y 18:

· Una extraordinaria temporada es alzarse con el campeonato, estar en semifinales o terminar entre los primeros cuatro lugares.

· Entrar a liguilla representaría una muy buena temporada … esto porque de acuerdo a su valor, terminar entre los primeros 8 sin duda es un logro.


Si tomamos las últimas nueve temporadas completas, así es como se verían los resultados de cada equipo en esas nueve campañas:




Algunas conclusiones basadas en la información:


Si tomamos en cada temporada a los 5 equipos más valiosos o caros, veremos que en el 85% de los casos entraron a la liguilla. Por el contrario, de los equipos entre los lugares 11 y 18, solamente llegaron a esas instancias el 33% de los equipos. Estos datos son contundentes en mostrar que la diferencia en presupuestos pesa, y mucho.


Tigres y Rayados estuvieron cada una de estas temporadas entre los tres equipos más valiosos y se nota en el número de temporadas en las que al menos llegaron a liguilla. América es el otro equipo que más consistentemente ha sido de los tres más caros y también está casi siempre con temporadas al menos buenas o muy buenas.


Tigres en las últimas 5 temporadas obtiene un campeonato pero en el resto apenas cumple con las expectativas. Queda claro porque sale Tuca … demasiada inversión para tan poco resultado en los últimos años.


Del Apertura 2016 al Clausura 2018, Cruz Azul estuvo entre los puestos 7 y 9 en cuanto a valor … y apenas tuvieron una buena temporada. Elevaron después de eso su inversión y se empezaron a dar los resultados.


Las dos mejores temporadas de Chivas se dan cuando eran el lugar 12 en valor de equipos … después de eso están siempre el 6º y el 8º más caro pero con resultados limitados. O no están aprovechando a sus jugadores o han hecho contrataciones que han quedado mucho a deber. Sus resultados recientes no acompañan la inversión.


León es un equipo que llama la atención por lo bien que trabaja … su valor está casi siempre a media tabla y sin embargo los resultados hablan por si mismos.


Morelia (ahora Mazatlán) y Necaxa son de los equipos que más han logrado con menos dinero. Siempre están en la parte baja en cuanto a valor pero de pronto dan satisfacciones a sus aficionados. La realidad es que su nómina no parece que vaya a dar para mucho más. Si un equipo como Necaxa espera el regreso de sus grandes glorias, va a necesitar tener una situación financiera mucho más solvente que la actual.


Esta es mi conclusión:

Los equipos que más cuestan son consistentemente los que están peleando arriba, sin embargo no podemos medir a todos con la misma vara. Pedir que Necaxa, Pumas o Toluca (por citar a algunos) estén siempre con temporadas en las que lleguen lejos, es demasiado … sus nóminas (incluyendo el valor de los jugadores extraídos de sus canteras) no dan para pelear cada año con equipos como Rayados, América, Tigres o Cruz Azul.


Considerando las limitaciones financieras, el que esos equipos con inversiones menores en relación a los más ricos puedan tener magníficas temporadas, en las que incluso llegan lejos, debería ser motivo de orgullo para sus aficionados. Si queremos juzgar a todos los equipo por sus títulos o superlideratos, estamos siendo injustos con ellos porque no es nada fácil competir contra el dinero. No digo que los aficionados deban conformarse pero si evaluar los resultados de sus equipos considerando su nivel de inversión en relación a los más poderosos.





En México, cualquier equipo puede ser campeón.


Esa es una frase que escuchamos frecuentemente, aderezada con el “hay que meterse a liguilla como sea, ahí ya cualquiera puede ganar” … o se utiliza cada vez que se habla de lo que algunos denominan mediocridad del futbol mexicano.


En base a lo que hemos mencionado en cuanto a las diferencias que hay en valor de los equipos, sonaría que la aseveración de que “cualquiera puede ser campeón” no sería tan cierta. Veamos:


Si revisamos los últimos 20 torneos, los campeones se dividirían así de acuerdo a su valor:

· Equipos 1 – 5 = doce campeonatos (60%)

· Equipos 6 – 10 = tres campeonatos (15%)

· Equipos 11 – 18 = cinco campeonatos (25%)


Sorprende que sea tan alto el porcentaje de equipos con nóminas entre las últimas 8 que han sido campeones … éstos han sido León (2 veces), Tijuana, Pumas y Chivas.


Los subcampeones tienen una distribución muy similar, con los equipos con valor en los lugares 11 al 18 obteniendo el 25% de dichos subcampeonatos.


También mencionar que si revisamos a los equipos que fueron superlíderes, los cinco más caros se quedan con esa posición solamente en el 45% de los torneos.


Un dato que llama poderosamente la atención es que pese a que cinco equipos con nóminas entre la 11 y la 18 han obtenido 5 de 20 campeonatos, en las últimas 13 temporadas esto ha sucedido solamente una ocasión (Chivas). Es más, de esos trece torneos, los equipos más poderosos han ganado 9 … la razón es que ahora la diferencia de plantillas es más grande entre los ricos y los “pobres” … en 2011 la nómina del más caro (Monterrey) era poco más del doble que la del último sitio (Querétaro) … como ya mencionamos, actualmente es más del triple.



Mi conclusión:

No podemos decir que cualquiera es campeón en México … los más ricos son los que ganan la mayor parte de los torneos … pero tampoco es imposible que ganen equipos de menor poderío financiero. Esto ha hecho que el torneo mexicano sea más interesante que otros, por ejemplo de Europa, en cuanto a tener diferentes campeones, sin embargo en los últimos años la diferencia en valor de plantilla se ha ido haciendo más y más grande entre los equipos y eso va a provocar, de acuerdo a lo que se ve en el mundo, que vamos a tener una mayor concentración de títulos en equipos como Monterrey, Tigres, América, Cruz Azul y de pronto Santos, Chivas o Tijuana.


La diferencia en plantillas no se ve solo en títulos … se aprecia dramáticamente en consistencia. No diría que cualquier equipo puede competir pero si se dan sorpresas … sin embargo esos equipos que sorprenden, si no crecen su nómina terminan por regresar, en muy poco tiempo, a lugares medianos en la tabla general o la liguilla.



Si el futbol mexicano no hace algo para frenar las diferencias en plantillas (¿un tope salarial por equipo?), podríamos estar ante una época en la que todos los equipos luchen pero pocos realmente puedan alzarse con títulos … y esa falta de balance va a terminar dañando a la Liga MX.

356 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo