• Luis Felipe Domínguez

¿Porqué ganó Washington la Serie Mundial 2019?

Hoy se completó una de las mayores sorpresas que hemos visto en los últimos años, cuando los Nacionales de Washington se impusieron a los Astros de Houston en la Serie Mundial 2019. Antes de iniciar la serie, Houston era amplio favorito … ningún equipo había sido tan favorecido en las apuestas desde Boston del 2007 … su probabilidad de triunfo se estimó superior al 70%.

Sinceramente aún al día de hoy tengo dudas de que fue lo que vieron las casas de apuestas como para plantear a Houston como tan claro favorito. Los Nationals venían jugando a muy buen nivel y tenían un buen equipo, como se demostró.

¿Entonces, qué sucedió? ¿Qué llevó a los Nacionales al triunfo? Hay varios momentos, jugadores y factores que resultaron clave para que Washington ganara.


Foto: https://www.flickr.com/photos/number7cloud/ … licencia: creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/


Stephen Strasburg.

Este lanzador llegó a Grandes Ligas con enormes expectativas. Fue la primera selección del draft colegial del 2009 y desde su arribo a la gran carpa se esperaban grandes cosas de él. Terminó esta temporada con 18 triunfos, máximo ganador en la Liga Nacional. Se ubicó dentro de los 10 primeros sitios en todas las métricas tradicionales y avanzadas. Tuvo un gran año.

Pero lo que hizo en la Serie Mundial fue superior a la temporada. Ganó los dos juegos que lanzó, ambos como visitante, en un ambiente muy difícil. Su victoria en el juego seis se presentó en una situación en la que su equipo perdería la Serie Mundial si él no salía adelante.

Fue absolutamente dominante, lanzando seis entradas en el juego uno y 8.1 en el sexto. Su porcentaje de carreras limpias fue de 2.51 y ponchó a 14 bateadores de una de las ofensivas más impresionantes que hemos visto en el beisbol.

Al final de la Serie Mundial fue nombrado el Jugador Más Valioso (MVP).

Foto: www.flickr.com/photos/cornfarmer/ … licencia: creativecommons.org/licenses/by-nd/2.0/

Max Scherzer.

La otra mitad del impresionante 1 – 2 de los Nationals es Max Scherzer. Este lanzador derecho entra en la conversación, con Kershaw y tal vez Verlander, por el mejor pitcher de los últimos 10 años.

Antes de iniciar la Serie Mundial, pensaba que Houston para ser campeón tendría que vencer al menos una vez a Strasburg o Scherzer … no lo pudieron hacer.

Aún cuando no vimos la mejor versión de Max Scherzer, ni en el luego uno ni en el siete, pudo salir con la victoria y/o mantener a su equipo en la pelea. Es meritorio controlar a la poderosa batería de Houston… hacerlo en partidos en el que tus lanzamientos no son tan efectivos como siempre, es extraordinario.

“Mad Max”, como se le conoce a Scherzer, iba a lanzar el quinto juego de la serie pero problemas en cuello y espalda se lo impidieron. Hoy, seguramente con mucho esfuerzo, se subió al montículo y pudo sacar los outs importantes, impidiendo que los Astros se despegaran. Su actuación fue valiente y abrió la puerta a que Washington pudiera regresar.

Séptimo juego.

El encuentro de esta noche es un ejemplo de lo que fue Washington a lo largo del año y en la post-temporada. Hasta la séptima entrada parecían destinados a quedar como segundo lugar, pero de alguna forma se levantaron y sacaron la victoria.

Hay cuatro jugadores muy destacados hoy:

  1. Max Scherzer que pese a no estar en su noche, limitó a los Astros a dos carreras en cinco entradas y fue capaz de evitar mayor daño.

  1. Patrick Corbin, relevó desde la sexta hasta la octava entrada y detuvo por completo a la ofensiva de Houston. Es merecido ganador del encuentro y encontró en él la revancha a la derrota que sufrió el sábado.

  1. Anthony Rendón. En el momento en que Greinke se veía más dominante, disparó un homerun solitario, llamando al equipo al ataque … fue el batazo que despertó a Washington.

  1. Howie Kendrick. Al igual que en el juego definitivo de la Serie Divisional ante Dodgers, dio el cuadrangular que puso al frente a Washington, para ya no mirar hacia atrás.

Los Nationals fueron frenados por Greinke durante seis entradas … pero el resto de los lanzadores no pudieron contenerlos más. Los batazos de Rendón y Kendrick parecen haber terminado con la confianza de Houston y levantado a sus compañeros.

El bullpen respondió en momentos clave.

Los relevistas de Washington eran el eslabón débil del equipo. Toda la temporada quedaron muy lejos del nivel de los abridores y la ofensiva.

En la Serie Mundial lo hicieron mejor de lo esperado, más específicamente en los juegos que ganaron. La estrategia de Houston fue hacer que los abridores de Nationals tuvieran que lanzar mucho para ser relevados en las entradas 6 o 7 y ahí atacar al bullpen, pero en los cuatro juegos que perdieron, no funcionó. En los dos primeros Scherzer y Strasburg sólo lanzaron 5 y 6 entradas respectivamente pero en las 7 entradas en las que enfrentaron al relevo solo anotaron tres carreras.

En los juegos 6 y 7 fueron los relevistas de Nationals igualmente dominantes y maniataron a los Astros, no permitiéndoles anotar.

En esos cuatro juegos, los relevistas lanzaron 11.2 entradas, recibiendo solo 3 carreras y ponchando a 11 bateadores.

El punto débil de los Nationals, resultó ser una fortaleza en los cuatros partidos que ganaron.


El “Factor Nationals”.

Es la mejor forma que encontré de nombrarlo … es la confianza en ellos mismos; es saber que aún perdiendo tres juegos seguidos en casa, podían regresar en la serie; es el no haberse sentido impresionados o intimidados por un equipo tan poderoso como Houston.

En algún momento de mayo, el récord de Washington era 19 ganados y 31 perdidos, solo había cuatro equipos con peor marca que ellos … y terminaron entrando a playoffs con registro de 93 y 69 … nadie jugó mejor que ellos desde mayo.

En playoffs, estaban abajo de Milwaukee en la octava entrada, ante el mejor relevista del año … y ganaron. Perdían dos juegos a uno ante Dodgers y regresaron, ganando el definitivo en Los Ángeles, cuando perdían al entrar al octavo inning. Contra Houston perdieron tres en casa … y regresaron, incluso reponiéndose de ir perdiendo el juego siete. Esa fue su principal característica … su resiliencia, su capacidad de sobreponerse, de salir airosos en circunstancias negativas.

Sus bateadores no tuvieron una serie espectacular … lo más parecido a eso fueron Juan Soto, Adam Eaton y Anthony Rendón … pero como conjunto salieron adelante … fueron el mejor equipo, aún cuando a nivel individual tal vez no lo fueron.

La Directiva.

El 1º de julio, pese a que Washington había mejorado sustancialmente, aún se encontraban en el tercer lugar de su División, por detrás de Atlanta y Philadelphia. En la lucha por entrar a playoffs como comodín, tenían tres equipos por delante de ellos.

Mucho se publicó alrededor del equipo … estaban fuera de playoffs, habían tenido un inicio desastroso y no tenían a Harper, que se fue como agente libre a los Phillies antes de empezar la temporada. La recomendación que más frecuentemente les hacían era que iniciaran una reconstrucción, cambiando a sus mejores jugadores por jóvenes … Rendón terminaba contrato este año así que era mejor hacer un cambio que lo involucrara … muchos medios sugerían mover a Scherzer a Dodgers a cambio de jugadores más jóvenes y con futuro.

La directiva de Washington, encabezada por Mike Rizzo, no solo decidió no deshacer al equipo, sino reforzarlo. Adquirieron relevistas que ayudaron a solventar la mayor carencia del equipo … trajeron a jugadores que complementaron la ofensiva.

Los Nationals consideraron que podían ganar y que tenían que ir a buscar el triunfo como equipo … no sacar la bandera blanca y pensar en el 2020. Esa mentalidad la respaldaron con acciones que reforzaron al equipo, enviando un mensaje muy potente a los jugadores … “creemos en ustedes”. Al final, los beisbolistas mostraron al mundo que Rizzo tomó la decisión correcta.

#NacionalesdeWashington #SerieMundial2019 #StephenStrasburg

0 vistas

© 2023 by LFSports. Proudly created by MÁS POR TU NEGOCIO.