• Luis Felipe Domínguez

Los protagonistas que no deberían serlo


El futbol es el deporte más popular del mundo, ningún otro es seguido cada semana por tantas personas … nos atrapan nuestras ligas locales, la Premier, Serie A, La Liga … las competencias regionales como Champions o Libertadores … los enfrentamientos entre selecciones al máximo nivel, como el Mundial de Futbol o la Eurocopa.

Disfrutamos ver a Messi, Cristiano Ronaldo, Salah, Lewandowski, Neymar … en México también hay muy buenos futbolistas nacionales y extranjeros que llevan pasión a los hogares, jueguen para Chivas, Cruz Azul, Tigres, América o cualquier otro.

El futbolista es un atleta … cada vez se cuida más, se prepara mejor … físicamente son cada día más fuertes pero también son más técnicos, simplemente más completos. Los jugadores de hoy hacen jugadas impresionantes, anotan goles fenomenales, defienden con fiereza.

La propia naturaleza del juego da espacio a la improvisación, a la genialidad y tenemos muchos futbolistas capaces de eso, de darnos un espectáculo cada semana, de hacernos olvidar nuestros temas diarios por divertirnos durante un par de horas. Estamos en un gran momento para ser aficionado al futbol.

Pero nada es perfecto y hay algunos temas y personajes que se esfuerzan en arrebatar el protagonismo del futbolista, intencionalmente o no. Y esos factores que quitan la posición de protagonista al deportista han terminado por dañar al espectáculo … los reflectores deben ser para los jugadores pero desafortunadamente en ocasiones se dirigen hacia otros elementos.


Los árbitros.


Piensen en el resto de los deportes … salvo algún caso aislado, los árbitros, referees, umpires, no son protagónicos … rara vez hablamos de ellos.

En el futbol, el árbitro es protagonista. No hay semana en la que algún entrenador no culpe de la derrota de su equipo al arbitraje. Sabemos el nombre de los árbitros e incluso antes de los encuentros nos dicen si nuestro equipo ha sido perjudicado en el pasado por el árbitro en turno.

En todos los programas de análisis de futbol hay secciones dedicadas a criticar el arbitraje … ¿en qué momento se decidió que era bueno incluir a árbitros como analistas? Durante los partidos hay árbitros retirados que desde la comodidad de la butaca critican, olvidando que ellos mismos tuvieron que tomar decisiones en fracciones de segundo y también se equivocaban.

Es muy cómodo para un Director Técnico o para los futbolistas cargar al árbitro la culpa de una derrota o empate, es obvio más fácil hacer eso que aceptar la propia responsabilidad … no se a ustedes, pero mi me choca la frase de “echó a perder el trabajo de la semana”.

El árbitro comete errores, así ha sido desde el origen del futbol. El futbolista sabe que tiene que ganar los encuentros aún a pesar de esos errores. Una falla arbitral no define un partido, lo hace el accionar del equipo y el contrincante … se decide por las fallas en la marca, en la resolución de una acción, en un centro, en pases, en oportunidades generadas y aprovechadas o desperdiciadas. Analicen cualquier partido y llegarán a la conclusión de que más determinante que el error arbitral son los errores de los jugadores. ¿La falla arbitral pesa?, claro que sí, pero no es lo único ni lo más importante y los equipos deben ser capaces de desarrollar un futbol tal que soporte esas fallas.

Tengo presentes dos casos de errores arbitrales de los que se habla mucho:

· Final América – Pumas ’84 – ’85. Joaquín Urrea señaló un penalti en favor del América por una supuesta mano dentro del área … Pumas terminó perdiendo el encuentro 3 a 1 y el título se quedó en Coapa. ¿Fue un error?, si, no debió haberse marcado mano … ¿influyó?, si, con ese gol el América tomó la ventaja. Lo que pocos recuerdan es que ese día el América fue muy superior a Pumas e incluso el marcador pudo ser más holgado … tampoco recuerda la gente que Pumas en C.U. no pudo anotar gol y empató a cero un encuentro en el que se asumía muy superior. La UNAM no fue capaz de superar al América en ninguno de los tres encuentros de la final.

· Final Chivas – Tigres Clausura 2017. Con el marcador 2 – 1 en el juego de vuelta en favor de Chivas, el árbitro Santander no marca un claro penal en favor de Tigres que pudo haber representado el empate, lo que habría forzado los tiempos extra. Fue una falta muy clara y el árbitro se equivocó … pero que a nadie se le olvide que Chivas fue superior en la ida y en la vuelta y de hecho el gol del equipo felino que los acercó cayó apenas al ’88. Tigres tenía mejor equipo que Guadalajara en el papel pero decidió ser conservador, no arriesgar y ahí es en donde pierde … el error pesa pero lo determinante es lo que dejó de hacer Tigres y la ambición de triunfo del Guadalajara.

Los partidos no se pierden por un error arbitral … lo pierden los equipos en la cancha con su accionar y la incapacidad de sobreponerse a los errores propios, de los árbitros y de los entrenadores.

El VAR.



Nada en contra de la tecnología, todo lo contrario, bienvenida para modernizar el deporte. El VAR en si no es un problema, la forma en la que se ha implementado lo es.

Una gran cantidad de goles hoy no los celebramos en cuanto caen … el tiempo nos ha enseñado que existe la posibilidad de que terminen siendo anulados o al menos revisados por un tiempo … hemos perdido en cierta medida la espontaneidad de la celebración.

El VAR busca hacer más justo el juego y eso está bien, lo que no es correcto es que no se limite su uso a jugadas en donde haya evidentes errores arbitrales, que como ya dijimos van a existir.

¿Porqué no limitarlo a eso, a situaciones de evidente error? Hoy mediante el uso del VAR se anula un gol porque el jugador está adelantado por los dedos del pie … ese no es un error evidente, déjenlo pasar, no reversen una decisión por milímetros.

Hace unos días se anuló un gol a Messi por supuesta mano en el área … el balón rozó su brazo después de bajarlo con el pecho. No fue una situación evidente, yo diría que casi imperceptible y no representó ninguna ventaja para el jugador, entonces ¿para qué anularlo? ¿porqué nos privan de una bella jugada?

Más allá de goles anulados, está el tiempo perdido porque el árbitro “tiene que ver el monitor”. Si los responsables de revisar la jugada no pueden tomar una decisión porque la jugada no es clara, no llamen al árbitro, ¡dejen la decisión como se tomó en la cancha!. Ya no revisen 100 veces en cámara lenta una jugada porque además a esa velocidad no se aprecia la jugada como fue … no expulsen más a los protagonistas por jugadas accidentales, que son parte del juego y que en la cámara lenta parecen impactantes.

Recientemente vi un artículo en El Desmarque que analizó como habría terminado La Liga Española si no se hubiesen anulado o reversado decisiones de gol por el VAR … no estoy hablando de que hayan sido correctas o no, solamente de que habría pasado si la decisión inicial del árbitro se hubiera mantenido: los primeros cuatro lugares del torneo no habrían tenido cambio y los tres que descendieron hubieran sido de cualquier forma los últimos tres. Esto no quiere decir que el VAR no tenga impacto, claro que lo tiene … mi punto es que no se exagere su uso, que se de continuidad a un deporte que se diferencia de otros justo por eso, por su continuidad en la acción.

FIFA calculó que en el Mundial de Rusia ’18 el VAR ayudó a elevar la precisión en las marcaciones de los árbitros de un 96% a un 99% … esos tres puntos pueden ser importantes pero seguramente muchas de las decisiones tomadas fueron sobre jugadas que claramente tenían que reversare … ¿un punto porcentual o dos máximo de diferencia por decisiones muy apretadas valen la pena para romper el ritmo del futbol?

La situación en México es dramática, en el Apertura 2019 se utilizó el VAR 100 veces más que en seis meses en la Bundesliga (Medio Tiempo, Febrero 2020). En la Liga Alemana los árbitros fueron al monitor 0.39 veces por partido … en la Liga MX 0.96. Y hay juegos en los que el árbitro va dos veces o más.

El VAR debe ser una herramienta de apoyo, no el protagonista del juego … y mucho menos seguir quitándonos la emoción de cantar un gol justo cuando cae.

Los que están fuera de la cancha.

Puede gustarte o no el estilo de juego de Tuca Ferretti pero no lo puedes acusar de pensarse más protagonista que los que están en la cancha jugando.

No todos los Técnicos son así … La Volpe y Osorio son algunos ejemplos de entrenadores que de pronto han sido más protagonistas que sus jugadores … buscan decirnos como ver el futbol, utilizan los espacios para hablar de sus tácticas, de su visión, de su capacidad. Dejen que sea el jugador el que hable, utilicen sus espacios para hablar del equipo, del partido que acabe de disputarse, no de ellos mismos y su grandeza.

Lo mismo sucede con algunos directivos que de pronto piensan que son más grandes que la institución a la que representan y están permanentemente dando entrevistas para satisfacer su ego … entiendan que el protagonista del futbol es el que está en la cancha. La labor del directivo es fundamental para armar una escuadra competitiva y hacerlo rentablemente y dentro de los límites financieros del equipo pero eso no debería ser razón para que busquen más reflectores que los propios jugadores.

Claro que declaraciones llamativas atraen pero ni esas declaraciones ni los aspavientos de los entrenadores deberían ser el foco de atención … ese debe en buena parte reservarse para los 22 jugadores que está en la cancha luchando por la posesión del balón, por hacer o evitar un gol. Nadie paga su entrada al estadio o se sienta dos horas ante el televisor para ver a los Entrenadores … son clave si, pero no los protagonistas.


Regresemos el protagonismo a quien debe tenerlo. Por ellos es que vemos el futbol.

© 2023 by LFSports. Proudly created by MÁS POR TU NEGOCIO.