• Luis Felipe Domínguez

Los Juegos Olímpicos de México ’68 y su legado

En estos días se cumplen 51 años de los Juegos Olímpicos de 1968, celebrados en la Ciudad de México. Alegremente calificados, por aquellos que los vivieron, como unas de las mejores olimpiadas de la historia, fueron un gran acontecimiento para nuestro país.

Más allá del entorno político y social que rodeó a los juegos y que forma parte fundamental de los mismos, los juegos del ’68 dejaron varias marcas indelebles en el tiempo, las cuales son, al final del día, lo que queda vivo después de tantos años.

No voy a detenerme en esta ocasión en el triunfo de Felipe “Tibio” Muñoz, en la muestra de coraje de el “Sargento” Pedraza o en otros logros de México … habrá otra oportunidad de entrar en detalle en la actuación de los nuestros. Me voy a concentrar en los eventos que sucedieron a lo largo de las Olimpiadas de 1968, que han dejado huella más allá de lo local, que tuvieron o han tenido repercusión mundial o en la historia del olimpismo.

No quisiera que esto quedara en una narración de historia sino establecer algún comparativo con futuras ediciones de las olimpiadas o con acontecimientos de nuestros tiempos.

Estos son, en mi visión, los momentos más icónicos de las Olimpiadas de México ’68.

Encendido del Pebetero … primera mujer en hacerlo.

La llama olímpica es un enorme símbolo, su encendido marca el inicio de los juegos y permanece así hasta la conclusión de los mismos. Representará durante la duración de las olimpiadas a los juegos mismos, el espíritu de competencia, la hermandad.

Fueron los Olímpicos de México los primeros en los que una mujer encendió la llama olímpica en el pebetero … Enriqueta “Queta” Basilio fue la receptora de este honor. Velocista mexicana, fue designada para ese momento, en donde se posarían los ojos de todo el mundo, no solo por su rendimiento atlético sino porque México decidió que correspondía a una mujer hacerlo y encontraron en ella a la persona idónea: atleta, preparada, con personalidad y reflejo fiel de la deportista mexicana.

México quería mostrar al mundo que era un país con apertura y de alguna forma cambiar la imagen machista que por tanto tiempo nos había identificado en el extranjero. Enriqueta Basilio fue la encargada de mostrar a ese México, de oportunidades, de igualdad. Es irónico que en algún momento se pensara en figuras femeninas del espectáculo para hacer el encendido de la llama, idea que fue descartada cuando fue evidente que subir corriendo 93 escalones hasta el pebetero solo lo podría hacer una deportista.

Aunque cada cuatro años se hace una ceremonia, cada vez más espectacular, del encendido de la antorcha, pocas pueden ser comparables a lo que representó Queta Basilio en México ’68. Los casos futuros más notables me parece que han sido:

  1. 1992 – Barcelona. El encendido estuvo a cargo de Antonio Rebollo, arquero paralímpico, quien disparó una flecha sobre el pebetero, la cual al pasar por el gas que de éste desprendía, encendió la llama. Muy destacado caso por su originalidad y por haberlo hecho un atleta paralímpico por primera y única vez.

  2. 1996 – Atlanta. La responsabilidad recayó en Muhammad Alí … otros atletas retirados han tenido el honor del encendido de la flama pero ver a un histórico Alí, desafortunadamente ya muy menguado por el Parkinson que lo aquejaba, fue absolutamente emotivo.

  3. 2012 – Londres. El encendido corrió a cargo de siete adolescentes, cada uno de ellos nominado por un veterano británico de las olimpiadas, brindando a la ceremonia un toque de originalidad y frescura. Como dato curioso, uno de esos adolescentes ganaría una medalla de bronce en Río 2016.

Vale la pena mencionar que Enriqueta Basilio y Cathy Freeman (2000) son las únicas mujeres que han tenido el honor de encender el pebetero.

Bob Beamon y el Salto de Longitud.

Dice el refrán que “los récords se hicieron para romperse” … bueno, quien sea que haya dicho eso no conoció el caso de Bob Beamon. En las Olimpiadas de 1968 Beamon obtuvo la medalla de oro, imponiendo una nueva marca olímpica, al saltar 8.90 metros.

Al alcanzar esa distancia, Beamon no solo estableció un nuevo récord olímpico y mundial … destrozó los anteriores, que eran de 8.12 metros en Juegos Olímpicos (impuesto en Roma 1960) y 8.35 metros como marca mundial. Si bien llegó como favorito a los Olímpicos, lo que logró parecía imposible de ser alcanzado.

Hasta nuestros días, el récord olímpico sigue estando en poder de Bob Beamon, con su salto en México. Si bien ya no posee el récord mundial, a nivel de Olimpiadas es el récord de Atletismo que más tiempo tiene (51 años). En los últimos Olímpicos, en Río 2016, el ganador alcanzó el oro con 8.38 metros … muy lejos de récord de Beamon … hay que considerar adicionalmente que han habido avances importantes en la técnica, los entrenamientos y los equipos utilizados por los atletas en la actualidad, lo que sin duda les ayuda a lograr un mejor rendimiento.

¿Tuvo algo que ver la altura de la Ciudad de México? Hay muchos que sostienen que si, pero no hay evidencia definitiva en ese sentido. Un estudio publicado por Wired, estima que en el mejor de los casos el salto pudo verse beneficiado en 7 centímetros por las condiciones de la Ciudad de México … no digo que sea irrelevante pero recordemos que ese día se rompió el récord mundial por 55 centímetros.

Me parece que si buscamos una explicación a los 8.90 … concluiremos que un gran atleta logró lo imposible, por una vez en su vida. Veamos cuanto tiempo pasa para que el récord sea quebrado.

El Salto Fosbury.

¿Existirá un mejor reconocimiento a la aportación de un atleta, que el que tiene Dick Fosbury? Este deportista, proveniente de la Universidad de Oregon State, en los Estados Unidos, marcó su nombre no solo por ganar el oro en México ’68, sino que para hacerlo revolucionó la técnica de salto de altura … creó lo que se le conoce como el “Salto Fosbury”, que es el estilo de salto que utilizan todos los atletas en la actualidad.

Hasta antes de él, un salto de altura se hacía con el atleta saltando hacia adelante, boca abajo (o de tijera en algún tiempo) y buscando evitar tocar la barra que marcaba la altura. Fosbury creó un estilo diferente, en el cual se salta con la cabeza y hombros por delante, pero “de espaldas”, mirando hacia el cielo, porque eso permitía esquivar más fácilmente la barra. Esta modificación le valió el oro y un récord olímpico, al alcanzar 2.22 metros.

Si bien el récord de Fosbury no permaneció mucho tiempo, el cambio de técnica que implantó ha permanecido vigente por 50 años y como mencionamos, se le conoce por el nombre de su creador.

El Saludo al Poder Negro.

(AP Photo)


La fotografía del saludo al Poder Negro (Black Power Salute), en la que los atletas norteamericanos Tommie Smith y John Carlos alzan un puño enguantado, desde el podio de premiación de los 200 metros planos, es una de las imágenes más representativas de una protesta por parte de deportistas.

Smith había ganado el oro y Carlos el tercer lugar … cuando se inició la reproducción del himno de los Estados Unidos para celebrar el primer puesto, ambos, con sus medallas al cuello, levantaron sus puños en señal de protesta silenciosa por la falta de igualdad de derechos en su país de origen. No fue el guante y su puño el único símbolo de protesta, aunque si el más famoso. Ambos caminaron sin zapato en protesta contra lo poco que se hacía para resolver la pobreza. Cuando el himno sonó, ambos agacharon sus cabezas para protestar contra lo que llamaron la hipocresía de una nación que hablaba en todo el mundo acerca de los derechos humanos, pero se los negaba dentro de casa los afroamericanos. El silencio que se hizo en el Estadio Olímpico fue impactante.

La imagen de Carlos y Smith dio la vuelta al mundo … su mensaje había llegado más lejos de lo que ellos pensaron.

Tanto Smith como Carlos sabían que habría repercusiones … se les ordenó salir del estadio. El Comité Olímpico Internacional y el Comité Olímpico de Estados Unidos los expulsaron de la Villa Olímpica y también se les ordenó que salieran de inmediato de México. A su regreso a su país, fueron suspendidos de las actividades de Atletismo. En 2016, 48 años después de su participación en las Olimpiadas, fueron por primera vez invitados a una ceremonia organizada por el Comité Olímpico.

Es una pena que aún en nuestros días, las protestas contra el racismo, iniciadas por atletas, sigan siendo motivo de persecución / castigo. En 2016, el quarterback de los 49’s de San Francisco, Colin Kaepernick inició un movimiento de protesta por lo que él consideraba la opresión en Estados Unidos en contra de los afroamericanos y la injusticia racial. Varios jugadores lo siguieron en su movimiento, imitando su acción de arrodillarse cuando se cantaba el himno nacional, antes del inicio de los partidos. La presión desde la presidencia se incrementó y la NFL fue sujeta de muchas críticas. Si bien Kaepernick terminó la temporada, con números aceptables para su posición, no volvió a pisar un campo de futbol americano profesional porque ningún equipo quiso contratarlo.

Vera Caslavska.

Extraordinaria gimnasta, de origen checo, fue conocida como la Reina de los Juegos Olímpicos de México 1968. A lo largo de su carrera Olímpica, que abarcó ‘64 y ’68, obtuvo siete medallas de oro. Tanto en Tokio como en México ganó la presea dorada correspondiente a la categoría “General Individual” (All Around), que reconoce a la mejor gimnasta en la totalidad de las pruebas … en ’68 ganó, además del oro en all around, el Salto de Caballo, las Barras Asimétricas y la Rutina de Piso.

Más allá de su carisma, que conquistó a México para siempre (por cierto que Caslavska se casó en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México), Vera representa un antes y un después en la gimnasia. Cuando ganó la medalla de oro del all around, tenía 26 años y podemos decir que prácticamente fue la última gimnasta NO adolescente en conquistar la gimnasia femenil en unos Juegos Olímpicos.

Como comentamos, ganó también en Tokio 1964, cuando tenía 22 años. Antes de ella, las campeonas olímpicas habían tenido 30, 21 y 25 años. Cuatro años después de su triunfo en México, la campeona olímpica fue la rusa Ludmila Tourischeva, de 20 años recién cumplidos … de ahí en adelante, estas han sido las campeonas de la gimnasia:

  1. Nadia Comaneci – 14 años

  2. Yelena Davydova – 18 años

  3. Mary Lou Retton – 16 años

  4. Yelena Shushunova – 19 años

  5. Tatiana Gutsu – 15 años

  6. Lilia Podkopayeva – 17 años

  7. Andreea Raducan – 16 años

  8. Carly Patterson – 16 años

  9. Nastia Liukin – 18 años

  10. Gabrielle Douglas – 16 años

  11. Simone Biles – 19 años

Para los Juegos Olímpicos de Tokio, parece que Simone Blles tiene buena oportunidad de repetir como campeona olímpica … sería la primer mujer mayor de 20 años en conquistar ese título, desde que lo lograra Vera Caslavska en 1968. No tengo nada en contra de la juventud pero francamente me gustaría ver a una campeona que ya haya cumplido la mayoría de edad.

Primer Caso de Dopaje.

Se sabe que desde tiempos inmemoriales los atletas han buscado recurrir a sustancias externas que les ayuden en su rendimiento, sin embargo en los Juegos Olímpicos no siempre se contó con los medios y tecnologías para detectar este tipo de sustancias.

En México ’68 se presentó el primer caso de dopaje en la historia de las Olimpiadas. Se trató del pentatleta sueco Hans-Gunnar Lijenwall, quien después de hacer obtenido la medalla de bronce fue despojado de la misma dado que sus análisis arrojaron un resultado positivo por consumo de alcohol. Lijenwall atribuyó el resultado a haberse tomado “un par de cervezas para calmar sus nervios”.

Desde ese momento y hasta nuestros días, hay una permanente lucha entre las sustancias prohibidas y las tecnologías para detectarlas y en cada Juegos Olímpicos vemos casos de descalificación.

#BobBeamon #México68 #QuetaBasilio

0 vistas

© 2023 by LFSports. Proudly created by MÁS POR TU NEGOCIO.