• Jimena Alcalá

El futbol femenil con pasos firmes en México

 

La pandemia de Covid-19 anticipó la culminación de la Liga MX Femenil y dejó con título desierto al Clausura 2020. La crisis generada por la emergencia sanitaria, incluso, puso en duda la continuidad del futbol femenino profesional en México ya que, hasta el momento, el balompié femenil en nuestro país aún no es redituable para los equipos. 


Pese a todos los supuestos e incógnitas que apuntaban a una posible suspensión de la Liga femenil, se siguen dando pasos firmes e importantes para su consolidación. Por lo que el Apertura 2020, campeonato que regresará el próximo 14 de agosto de este año, será un parteaguas para el balompié femenil en México, pues el certamen será de categoría libre, una noticia excelente no solo para los clubes, sino también para las jugadoras y, por supuesto, la afición que podrá disfrutar de partidos con mayor calidad futbolística. 

Y es que, a pesar de los esfuerzos en los últimos años, el camino no ha sido sencillo para las mujeres y el fútbol en México, pues tuvieron que pasar casi cinco décadas para abrirse un espacio en el profesionalismo. 

EL INICIO DE LA LIGA, EL SUEÑO DE MILES DE MUJERES 

La máxima categoría femenil de México surgió el 5 de diciembre de 2016 como una iniciativa de la Federación Mexicana de Fútbol para fortalecer y apoyar al balompié femenino local. En esta primera temporada, las escuadras participantes debían tener 21 jugadoras de categoría sub-23, con cuatro elementos complementarios de menos de 17 años (sub-17) y dos de categoría libre, siendo todas mexicanas.

En el año del debut, seis clubes tuvieron derechos de transmisión; Chivas, Pachuca, Monterrey, León, Xolos y Santos, con un contrato vigente de la Liga MX Femenil hasta 2023. En ese primer torneo, Chivas Femenil pasó a la historia como el primer campeón de la Liga en el Apertura 2017, ante 32 mil 466 espectadores.

LA LIGA FEMENIL HACE HISTORIA CON ASISTENCIA RÉCORD 

Más allá del poco tiempo que tiene la Liga, la afición ha sido parte importante de este crecimiento. Para muestra, lo que sucedió en la final del Clausura 2018 entre Rayadas y Tigres Femenil. Este juego dejó un récord imponente, pues según un estudio de la FIFpro, el encuentro por la Vuelta de la Final de este torneo posee la segunda mejor entrada a nivel mundial en un partido femenil. Aquella noche, 51 mil 211 personas presenciaron el clásico regio en el estadio BBVA.


UN FUTURO ALENTADOR

Aunque todavía estamos muy lejos de otros certámenes profesionales, el fútbol femenino en México va en buena dirección. Hace unos días se logró un hecho histórico, al exportar por primera vez a una jugadora formada en la Liga Femenil nacional. Rubí Soto, exjugadora de Chivas, emigró al Villarreal de la Segunda División Femenil de España. 

Este fichaje fue tan solo el principio de lo que debe ser una nueva era para el futbol femenil en México, para el crecimiento de las jugadoras y, por ende, de los equipos representativos nacionales. Hoy, es tiempo de que se siga trabajando en conjunto y que clubes, futbolistas, medios de comunicación y afición estén en completa sintonía para soñar con los frutos del futbol femenil y, ¿por qué no?, soñar en grande.

40 vistas

© 2023 by LFSports. Proudly created by MÁS POR TU NEGOCIO.