• Luis Felipe Domínguez

El desastre Azul


(o como defraudar a tu afición en una semana)

En los últimos días sucedieron cambios importantes en Cruz Azul que han conmocionado al medio. Primero, salió Caixinha de la Dirección Técnica en forma por demás sorprendente, considerando que el torneo actual no estaba ni a la mitad y los cementeros están muy en la pelea por acceder a la liguilla. Después de esto vino la telenovela de la elección y contratación del remplazo de Caixinha, que terminó con la adhesión de Siboldi y la renuncia de Ricardo Peláez a la Dirección Deportiva.

Tal vez, de todo, lo más llamativo es el tema Peláez, quien llegó como Director Deportivo en mayo del 2018, después de un exitoso paso por América. Fue precisamente la cosecha de triunfos de los de Coapa bajo la batuta de Peláez lo que generó una gran expectativa entre la afición celeste, ávida de triunfos.

La renuncia de Ricardo Peláez está rodeada de una serie de factores muy mal manejados por todas las partes y ha generado todo tipo de reacciones de los seguidores de Cruz Azul: enojo, decepción, rabia hacia la directiva, amor a Peláez, etc.

Veamos brevemente los resultados de Cruz Azul bajo Peláez para determinar que tanto podrían extrañarlo.

Cruz Azul antes de Peláez.

Todo aficionado cementero sabe que desde 1997 no ha obtenido su equipo un título de Liga. La sequía es excesiva para un club de rica historia y que fue el más importante de la década de los 70’s, desarrollando una base de aficionados que nunca los ha abandonado. Pero aún dentro de esos 21 – 22 años, no todos los tiempos han sido iguales.

Después del campeonato de 1997, el Cruz Azul cayó en un bache en el que sus actuaciones en la liga fueron un tanto pobres, en algún torneo incluso mala.

A partir de 2007, después de 10 años “grises”, regresan a ser un protagonista del futbol mexicano. Ese año ganan la Copa Panamericana a Boca Juniors. En 2008 disputan dos finales, aunque terminan perdiendo ambas, ante Santos y Toluca respectivamente. En 2009 caen en el juego final frente a Monterrey. En 2010 logran una temporada espectacular pero son eliminados por Pumas. En 2013 ganan el Torneo de Copa, su primer título local en 15 años ….. ese mismo año llegan a la final ante América y sufren una muy dolorosa derrota, cayendo en penales cuando parecían tener todo a su favor para al fin alzar un título de Liga. En 2014 terminan un torneo como superlíderes y ganan la Copa de Campeones de la CONCACAF.

Se que siempre se habla de todos los años que tienen sin alzar un trofeo de Liga, pero sin duda en ese período 2007 a 2013 fue la máquina azul un equipo muy competitivo y con un poco de suerte pudieron haber sido campeones. Entiendo que eso no es suficiente para el aficionado, cansado de esperar el regreso de los años de gloria, pero viendo fríamente el rendimiento del equipo, tiene que ser calificado como bueno, si bien faltó coronar dicho rendimiento con un campeonato.

Ahora, del 2014 al 2018 Cruz Azul vuelve a años de oscuridad …. no solo no gana campeonatos sino que tiene muy malos torneos. Hilvana 6 torneos sin clasificar a la liguilla (suena increíble que un equipo como éste no pueda estar entre los primeros 8 por un periodo tan largo) …. en esos 6 campeonatos de Liga, dos veces termina en el puesto 14 y una más en el 13. Aunque clasifica finalmente en el Apertura ‘17 – ‘18, al siguiente termina en el lugar 11.  En este lapso, Cruz Azul no puede considerarse ni siquiera competitivo ….. aquí no se trata de falta de campeonatos, estamos hablando de un tiempo en el que el equipo no está a la altura de su historia …. estos si son malos años, sin logros, sin ser protagonistas.

Eso es lo que heredó Ricardo Peláez.

Y esto es lo que logró ….

El armado del equipo.

Lo más relevante de la gestión de Ricardo Peláez, es el armado del equipo. A su llegada “voltea de cabeza” a la institución e inicia un proceso de refrescamiento. Peláez, desde su paso por América, se ha distinguido por hacer buenas contrataciones …. en Cruz Azul no fue la excepción.

En su primer torneo incorpora gente como Elías Hernández, Lichnovsky, Pablo Aguilar, Marcone, Roberto Alvarado y Milton Caragglio ….. transforma a Cruz Azul y sienta las bases de un equipo muy competitivo, sólido. En el siguiente torneo agrega a Orbelín Pineda, Yoshimar Yotún y Jonathan Rodríguez. Para este último semestre suma a Matías Fernández, Escobar y Brayan Angulo. Encontró su equipo base hace un año y desde entonces su estrategia fue apuntalar. Claramente tuvo todo el apoyo de la directiva de Cruz Azul porque la inversión ha sido fuerte ….. pero ya en el pasado los cementeros habían abierto la chequera con pobres resultados ….. con Peláez gastaron y empezaron a ver una transformación que se convirtió en triunfos.

Resultados.

A nivel del primer equipo, los resultados que obtiene Peláez en año y medio al frente de la dirección deportiva, son realmente muy buenos:

  1. Primer lugar general en el torneo Apertura 2018.

  2. Sub-Campeón torneo Apertura 2018.

  3. Campeón de la Copa, Apertura 2018.

  4. Cuartos de Final en Clausura 2019.

El campeonato de Copa no está al nivel del de Liga pero ha ido creciendo en importancia así es que no debe ser minimizado. Es cierto que no ganan un título de Liga pero llegan a una final y dos liguillas consecutivas. Son muy buenos resultados los que entregan Peláez y Caixinha.

Fuerzas Básicas.

Mucho se ha hablado de que bajo el tiempo de Peláez se recuperan, de alguna forma, las fuerzas básicas ya que Cruz Azul gana un título Sub-15 ….. la realidad es que fuera de ese evento, que me parece aislado, esta área sigue siendo bastante gris:

  1. En los últimos siete torneos, el equipo Sub-17 no ha clasificado ni una vez a la liguilla. Su mejor posición ha sido el lugar 13.

  2. La categoría Sub-20, ha logrado entrar a liguilla dos veces en los últimos siete torneos, siendo eliminada en cuartos de final.

  3. Los Sub-15 obtuvieron un campeonato y de los últimos 5 torneos, en 3 han entrado a liguilla. Aquí han hecho bien las cosas.

Durante la dirigencia de Peláez, apenas en el torneo actual empiezan a debutar algunos jugadores …. la cantera no ha sido relevante para Cruz Azul en los últimos campeonatos.

Me parece que el enfoque en la era Peláez fue crecer al equipo a través de contrataciones y, en resultados, no se aprecia una mejora que nos permita calificar como exitosa su gestión en fuerzas inferiores. La prioridad fue el corto plazo y se trabajó en consecuencia.

¿Cuál es el rol del Director Deportivo?

No hay una respuesta unánime a esta pregunta ….. no es una posición con tanta antigüedad y madurez como para pensar en una visión unificada, pero en términos generales diría que, de acuerdo a lo que hacen diversos equipos, sus principales responsabilidades son:

  1. Armado del equipo….. definición de jugadores a contratar o crecer desde fuerzas básicas. Esta labor no la hace solo el Director Deportivo, trabaja de la mano con el Director Técnico para asegurar que los jugadores a traer encajen en el esquema que éste último planteará en la cancha. Evidentemente el Presidente o Vicepresidente (quien administre financieramente al equipo) tiene un rol fundamental porque es quien maneja el presupuesto.

  2. Elección del Director Técnico. En caso de requerirse un nuevo entrenador, el Director Deportivo tiene la responsabilidad de nombrar candidatos y en su momento definir la mejor opción. El Presidente del equipo tiene la última palabra …. el Técnico es una figura demasiado relevante en la institución como para que no sea al Presidente quien tome la definición final.

  3. Establecer una liga entre jugadores y Director Técnico… asegurando que se trabaje con los mismos objetivos, que se limen asperezas. El Director Deportivo es normalmente un exjugador, lo cual le permite entender las inquietudes de los jugadores y manejarlas con el resto de la organización.

  4. El desarrollo de Fuerzas Básicas. El crecimiento de la cantera y que ésta sea un fuente que alimente al primer equipo es parte de las responsabilidades. Al tener a su cargo la conformación de la plantilla, debe ser capaz de alimentar ésta con jugadores que se han desarrollado dentro de la institución de tal forma de no depender solamente de contrataciones y de una cartera muy gorda.

Las salidas de Peláez y Caixinha. Un desorden total.

El día 2 de septiembre Cruz Azul anuncia el cese de Pedro Caixinha como Director Técnico, en un movimiento que parece sorpresivo ….. separar a un DT que hace menos de un año te hizo superlíder del torneo y te metió a una final parece ser, por decir lo menos, precipitado.

Inicia en ese momento una danza de nombres como posibles remplazos del portugués …. los más sonados son Antonio Mohamed, Paco Palencia y Dante Siboldi. Lo de Mohamed sorprende un poco porque es conocido que él y Peláez no terminaron bien su relación en América, sin embargo conforme avanzan las horas queda claro que es el candidato de Peláez.

El 6 de septiembre, Víctor Garcés, vicepresidente de Cruz Azul anuncia que será Siboldi el nuevo Director Técnico. Peláez renuncia ese mismo día argumentando que no fue tomado en cuenta …. señala en un programa de televisión:“Sentí que me debían otorgar el privilegio de poder elegir al técnico. Ese poder lo debe tener el director deportivo, es lo que entiendo como director deportivo. Yo pedí elegir al entrenador junto con ellos, nunca por encima, pero como no, me hago a un lado”. Aprovecha el foro para comentar que el Vicepresidente (Garcés) no se paró en un año en las instalaciones a ver al equipo. Finalmente menciona que si Guillermo Álvarez le pide quedarse, lo consideraría.

Al día de hoy, 12 de septiembre, Siboldi ya fue presentado. Peláez está fuera de Cruz Azul aunque el Presidente, Guillermo Álvarez, dice que oficialmente no ha renunciado. Se ha intentado aclarar si Garcés es Vicepresidente y su relación con la Cooperativa. No ha sido Cruz Azul capaz de terminar con este drama y enfocarse en lo más relevante, la cancha.

¿Qué está mal en estos sucesos? …. ¿Es Ricardo Peláez la víctima del mal manejo del caso?

Creo que sacar a Caixinha es un error, por los logros que tenía, por estar a media temporada ….. pero como desconocemos lo que había dentro del vestidor y lo que discutieron Peláez y Guillermo Álvarez, no me detendré en eso.

Lo primero que hay que cuestionar es el momento de la salida de Caixinha. Se anuncia su remoción del puesto en una semana en la que hay descanso para los equipos, lo cual en teoría permitiría al nuevo DT trabajar 10 – 12 días con sus nuevos jugadores. Lo que no se entiende es que anuncien la separación del portugués y en ese momento se empiecen a buscar y discutir posibles candidatos, se haga una evaluación. Si Peláez, Álvarez y el resto de la cúpula habían decidido separar a Caixinha, ¿no deberían haber ya tenido medianamente claro hacia donde se moverían? Debieron haber tenido definida, todos ellos en acuerdo, cual sería la primera opción, la segunda, la tercera, de tal forma que anuncien la separación y de inmediato se sienten a negociar con esa primera alternativa …. y si no llegan a un acuerdo, entonces negociar con la segunda opción. No puedes hacer un movimiento de este tipo sin tener bien claro y consensuado a quien quieres como remplazo en la dirección técnica …. si no tienes esto, no hagas el cambio en ese momento.

Peláez renuncia porque entiende que el Director Deportivo debe poder elegir al técnico …. sinceramente creo que está equivocado, esa definición final, la última palabra, le corresponde al Presidente del equipo. El trabajo de Peláez era tener los candidatos, tener los criterios de evaluación y presentarlos al Presidente. Si él estaba convencido de que la mejor alternativa para Cruz Azul era Mohamed, debió de haber hecho un trabajo interno para convencer al resto de los directivos, entendiendo que al final Guillermo Álvarez podría estar de acuerdo o no y que él sería quien tomaría la decisión. ¿Le faltó a Peláez capacidad de negociar internamente?

Creo que la única forma en la que Peláez podía esperar que la decisión del Director Técnico fuera suya, es si así lo hubiera pactado con Álvarez cuando se incorporó a Cruz Azul. Si no hubo un acuerdo de que Peláez tendría todo el poder para decidir jugadores y técnico, sin injerencia de otros, entonces Ricardo asume que tiene ese privilegio pero de facto no existe tal. Por declaraciones posteriores de Guillermo Álvarez, no creo que haya habido un acuerdo de este tipo.

Hacer un anuncio del Director Técnico en la televisión, sin tener 100% cerrado el tema con el Director Deportivo, refleja un pésimo manejo del caso. No se si Garcés es la persona adecuada para anunciar al DT, creo que debió hacerlo el Presidente del equipo …. pero más allá de eso, no puedes ir a exponer un tema de tanta visibilidad sin haberlo comunicado, y preferiblemente acordado, con todos los ejecutivos clave.

Peláez decide irse porque no tiene el poder que quisiera y/o no se le tomó en cuenta. Si él considera que en este caso, o en su siguiente puesto en otro equipo, es decisión suya la de quien será el técnico, tiene dos caminos: a) lo acuerda por anticipado y no acepta un trabajo en donde él no mande al 100% en los temas que considera relevantes o; b) toma un puesto de presidente, con todo lo que eso implica y que está bastante más allá de solo lo deportivo.

La dirigencia de Cruz Azul lleva más de 20 años sin poder traer un nuevo título de liga y sin embargo sigue con los mismos personajes al frente. A menos que se alineen todas las estrellas, no entiendo como piensan que con la misma gente, las mismas prácticas, van a lograr algo diferente …. algún día ganarán un campeonato porque en México con una buena cartera y un poco de suerte puedes ser campeón, pero no han sentado las bases para crear algo sustentable, consistente, sólido. Haber traído a Peláez fue un acierto, pero el manejo que dieron al caso, sin dialogar con él para llegar a un acuerdo, fue un error …. espero, por los aficionados azules, que no les pase factura.

No creo que Guillermo Álvarez, Víctor Garcés y el resto del alto mando de Cruz Azul deban ser los “villanos”, estoy seguro de que no hay nadie que desee un campeonato más que ellos. Tampoco comulgo con la voz general en redes sociales que pide el regreso de Peláez y lo coloca en el papel de víctima … un hombre con el carácter como el de Ricardo seguramente no buscó serlo.

Guillermo Álvarez va a seguir en el futbol. Peláez va a encontrar otra posición similar en otro equipo o regresará a trabajar como analista de futbol en los medios. El verdadero perdedor en este proceso es el aficionado de Cruz Azul, que ya merece un título.

La afición cementera se queda observando como los intereses personales, el afán de protagonismo y la incapacidad de acordar entre todos los directivos lo mejor para la institución, rompen algo que venía avanzando con pasos sólidos. Se encuentran de pronto con nuevos actores en la Dirección Técnica y en la Dirección Deportiva, que buscarán dar resultados …. pero se siente como si estuvieran regresando a la casilla de salida, como si se hubiera perdido, aunque sea parcialmente, lo avanzado.

Es tan fiel el aficionado que apoya a Cruz Azul, que ahí seguirá, esperando el equipo que se merecen. Está claro que todos los involucrados en este drama pusieron sus intereses por encima de ese aficionado …. le pidieron que creyera en el cambio, en el futuro … para terminar borrando las buenas intenciones y los avances en menos de una semana.

Crédito Fotos: Roberto Cerezo

#CruzAzul #RicardoPeláez

© 2023 by LFSports. Proudly created by MÁS POR TU NEGOCIO.